La luz transmitida a través de vidrios de colores tiene unas propiedades beneficiosas para la mente y las emociones que han sido reconocidas a lo largo de los tiempos. No se puede conseguir de otra forma luz de color que tenga una belleza y luminosidad parecida a través de otras técnicas como la pintura.

La pintura ofrece una mayor detalle pero la luz de color de las vidrieras tiene una claridad y pureza sin igual.

Es como un día cálidamente soleado que provoca que la gente salga a la calle a pasear. Instintivamente sabemos del beneficio de los rayos del sol. Igualmente en una casa la luz de color filtrada por una vidriera nos aporta bienestar.

El tipo de colores a elegir depende de la utilización y de la persona. Cuanto más intensos más recogimiento infunden pero menos iluminación.

Los rojos evocan fuerza interior, los azules espiritualidad, los verdes paz, los amarillos la luz beneficiosa  y creativa del sol y las texturas incoloras elegancia

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies